A 1200 metros de altitud y en pleno corazón del Paraje Natural del Torcal de Antequera», el primer Espacio Natural Protegido en Andalucía al ser declarado en 1929 «Sitio Natural de Interés Nacional», se encuentra ubicado, junto al Centro de Visitantes Torcal Alto, el Observatorio Astronómico del Torcal de Antequera (O.A.T.), un observatorio astronómico con la titularidad de la Junta de Andalucía que viene a ocupar un lugar importante en nuestra comunidad por su carácter de Uso Público y con actividades para todos, ya sea público general, turísticos o estudiantes de todos los niveles educativos durante todo el año.

El Observatorio tiene dos objetivos principales:

Público observando por un potente telescopioEl primero y principal trata de la divulgación, difusión y enseñanza de la astronomí­a. En resumidas cuentas, se trata de hacer del O.A.T. un lugar más que adecuado para que todos, ya sea público general o estudiantes, disfruten de la contemplación del cielo y su observación mediante potentes telescopios. Además, los estudiantes de todos los ciclos y niveles encontrarán sesiones didácticas especialmente diseñadas para ellos.    

El segundo objetivo es el de la investigación y la formación. Investigadores, estudiantes universitarios, aficionados a la astronomía, docentes,… encontrarán en el O.A.T. un lugar donde realizar diversos trabajos de investigación o formación:

El Observatorio cuenta con numeroso material de observación y entre ellos el telescopio de la cúpula que podrá ser controlado de manera directa en la misma cúpula o remota desde diferentes emplazamientos como la sala de audiovisuales del Centro de Visitantes o el Parking.

 

Nota sobre las observaciones durante el Covid 19.

Desde los inicios del Observatorio en 2010, en las observaciones públicas los asistentes siempre han podido observar las

 maravillas celestes mirando directamente a través de los potentes telescopios, pero a raíz de la pandemia del Covid 19 hemos cambiado necesariamente la forma de actuar a fin de prevenir el contagio. Además de estar al aire libre y ser obligatorio el uso en todo momento las mascarillas, también evitando que el público mire directamente a través de los telescopios o se congregue alrededor de ellos, y por supuesto manteniendo las distancias entre grupos de convivencia. En la actualidad las observaciones se realizan con el uso de cámaras de vídeo astronómicas muy sensibles que, acopladas a los telescopios, permiten observar todo tipo de objetos celestes con gran detalle y espectacularidad sobre una gran pantalla gracias a proyectores multimedia. De esta manera, el público permanece sentado durante la actividad sin contacto directo con ningún material ni con más asistentes pero asiste a una sesión en vivo y en directo con las mismas explicaciones (o más) que de la manera tradicional. Podríamos decir que no es mejor ni peor, es diferente.